Si tuviera que elegir un plato que fuera mi especialidad, me decidiría sin pensarlo por las croquetas.

Creo que las croquetas de jamón fueron la primera receta que preparé, y esta no es una receta cualquiera, si no que es la de mi abuela.

A lo largo de estos años, he ido lanzándome al universo croquetil, experimentando con diferentes mezclas: de pescado, de carne, las de pollo asado de toda la vida… incluso he llegado a preparar croquetas veganas que ya os enseñaré la receta.

Como os comenté en la anterior entrada, donde os explicaba el guiso de falda de ternera que hice en la cocotte; utilicé parte de esta carne para preparar otras receta, y como no podía ser de otra forma, se me ocurrió hacer croquetas, que todo sea dicho, quedaron espectaculares.

Os dejo a continuación los ingredientes y el paso a paso:

INGREDIENTES:

  • 250gr de falda de ternera guisada. Ver receta aquí.
  • Leche.
  • Una cucharada y media de harina.
  • Sal y pimienta.

PARA EL REBOZADO:

  • 2 huevos.
  • Pan rallado fine FRUMEL.
  • Pan rallado grueso FRUMEL.

PROCESO:

Calentamos una sartén a fuego medio y añadimos la harina, removemos un par de minutos. Cuidado que no se queme.

A continuación, incorporamos una buena porción de la salsa que nos ha salido con el guiso. En esta salsa habrá trozos de apio y del resto de verduras que lleva el guiso y que no quitaremos. La carne la añadiremos más adelante.

Removemos bien la mezcla hasta que la harina se haya ligado bien con la salsa y se reduzca un poco.

Pasados unos minutos, añadimos la leche. Yo suelo echarla a ojo pero mas o menos calculo un dedo de la superficie de la sartén. Removemos hasta reducir un poco la mezcla y en este momento incorporamos la carne que hemos desmenuzado previamente.

Finalmente seguimos removiendo hasta que obtengamos la consistencia que buscamos. A mi me gusta la masa un poco consistente no tan liquida pero esto depende de cada uno.

Cuando hayamos conseguido la textura adecuada, lo retiramos del fuego y extendemos la masa en una bandeja y lo tapamos con un fil de plástico para que se cree una costra. Lo dejamos enfriar en la nevera mínimo cinco horas.

Pasado ese tiempo, la masa ya está lista para hacer las croquetas. Yo no utilizo harina para hacer el rebozado, si no que utilizo únicamente huevo y dos tipos distintos de pan rayado: uno más fino y otro más grueso, tipo panko.

Los pasos son: con dos cucharas soperas cogemos un poco de masa y hacemos la forma de las croquetas, las pasamos primero por el pan rallado fino, a continuación las empapamos bien con el huevo y las pasamos por el pan rallado tipo panko.

Solo falta calentar un cazo con mucho aceite. El aceite tiene que estar muy muy caliente y cubrir por completo cada croqueta.

Echamos las croquetas en el aceite y en cuanto empiecen a coger color podemos empezar a sacarlas. Hay que tener en cuenta que se seguirán haciendo fuera del fuego así que no es aconsejable retirarlas cuando estén muy doradas.

Como siempre os animo a probarla. ¿Cual es vuestra especialidad culinaria?

Rocío Lafuente.

Escrito por:rolafuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s