Las albóndigas siempre han estado entre mis platos favoritos, sobre todo las que prepara mi abuela, ya que no solo están deliciosas si no que me traen millones de recuerdos.

Desde que he empezado a cocinar, las albóndigas se han convertido en un reto para mí. Quería encontrar la mejor forma de prepararlas y después de probar algunas recetas y sobre todo después de algún intento fallido, creo que he encontrado mi receta favorita de albóndigas y que además en la cocotte queda espectacular.

Como no, os voy a contar el paso a paso de uno de mi mayores secretos: esta receta. Os dejo a continuación cada uno de los ingredientes:

Para la mezcla de las croquetas:

  • 500gr de carne picada mezcla de ternera y cerdo.
  • 1 diente de ajo.
  • Perejil fresco picado.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharada de pan rayado.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Sal
  • Pimienta.
  • Harina.

Para la salsa y la picada:

  • 1 cebolla de Figueres.
  • Medio puerro.
  • 3 zanahorias medianas.
  • Media cucharadita de pimentón dulce.
  • 300ml de caldo de verduras.
  • 100ml de vino blanco.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 diente de ajo frito.
  • 4 almendras.
  • La yema de un huevo duro.

Empezamos aliñando la carne picada en un bol grande. Para ello añadimos el diente ajo y el perejil bien picados, el huevo, la cucharada de pan rayado, la sal, la pimienta y la nuez moscada; y mezclamos todo bien.

Cogemos pequeñas porciones de la mezcla de carne picada, hacemos bolitas con ella y las empapamos bien con la harina. Hay que intentar que todas las albóndigas tengan el mismo tamaño. Te puedes ayudar de una cuchara sopera para realizar el cálculo de cada porción.

Precalentamos la cocotte con un buen chorro de aceite de oliva virgen y echamos las albóndigas cuando la cazuela este suficientemente caliente. Ir moviéndolas de vez en cuando con mucho cuidado para que se hagan bien y cuando estén listas las retiramos del fuego y las dejamos reposar sobre papel absorbente. No limpiar la cocotte ya que sobre el mismo aceite prepararemos la salsa.

Para ello añadimos las zanahorias que hemos partido previamente en finas rodajas, removemos y tapamos la cocotte para que se hagan sobre su propio jugo.

Mientras, vamos picando la cebolla y el puerro, y lo añadimos a la cocotte. Dejamos que todo se haga a fuego medio y con la cazuela tapada.

Cuando la cebolla y sobre todo la zanahoria estén echas añadimos el pimentón dulce removemos bien y añadimos a continuación la cucharada de harina. Volvemos a remover dejando que todo se mezcle bien y echamos el vino blanco. Lo dejamos hasta que el alcohol se haya evaporado bien y finalmente añadimos el caldo de verduras.

A continuación, añadimos las albóndigas que teníamos reservadas a la salsa y dejamos que todo se cocine a fuego medio.

Mientras tanto es el momento de preparar la sencilla picada para nuestras albóndigas. Añadimos el diente de ajo frito, las cuatro almendras y la yema de un huevo duro, y lo picamos todo bien en un mortero. Cuando este listo añadimos la mezcla a la salsa mientras se termina de cocinar.

Cuando veamos que la salsa esté lista al punto que queramos ya podremos servidlas pero antes no nos olvidemos del resto del huevo duro que podremos picar y añadir a cada plato junto con un poco de perejil.

Espero que os guste esta receta tanto como a mí y me encantaría que me contarais vuestras recetas de albóndigas.

Rocío Lafuente.

Escrito por:rolafuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s